Friday, 15 December 2006

¿¿¿¿Cómo que el Holocausto es mentira????

Este año el destino de mis vacaciones fué Cracovia y Varsovia, en Polonia. Es la primera vez que voy de vacaciones a descubrir cómo es la gente que vive allí. Donde yo vivo está lleno de Polacos, y hay un cierto rechazo absurdo a ésta invasión de jóvenes que vienen a partirse el pecho trabajando en cosas que nadie aquí quiere hacer...como por ejemplo conducir autobuses. Los Polacos sin embargo no dan guerra, van a misa los domingos y se levantan a las 7 de la mañana. Es verdad que son ruidosos y que beben mucho, pero bueno, no todo en la vida va a ser trabajar.
En fin, que mi chico y yo visitamos Cracovia y Varsovia y volvimos encantados de lo majos que son los Polacos. Puede ser también que el hecho de que mi chico es francés y lleva en la cara la denominación de origen, ayudase: los Polacos tienen simpatía histórica por los franceses desde la época Napoleónica (Maria Walewska a parte) y, sobre todo, por la Segunda Guerra Mundial. También me parece que los Polacos tienen un carácter similar a los españoles: trabajadores, chistosos y generoso; y que la situación económica del país recuerda a la de España en los 80... aunque bueno, ésto es una opinión mía bastante superficial...

En fin, que si podéis ir a Cracovia, os lo recomiendo. Varsovia, la pobre, es un poco fea, porque fue destruida con saña y casi en su totalidad durante la guerra.

El problema de ir a Cracovia, es que una de las visitas "obligadas" es el Campo de Concentración de Auschwitz-Birkenau, una visita que no apetece nada cuando uno está de vacaciones.

Pero éstos días en que se está celebrando una conferencia en Irán donde se pretende re-evaluar las dimensiones de la persecución y exterminio de judíos durante el nazismo, El Holocausto, uno se alegra de que el Museo de Auschwitz-Birkenau esté en pié y se visite, y de haberlo visitado uno mismo.

Os recomiendo ir. No es una visita morbosa, no es escabrosa...tan sólo es muy muy triste...bueno, es una visita muy muy dura .... pero es algo que hay que ver. Hay que verlo para sentirse avergonzado del género humano, no volver a repetir nada así. ..y para no hacer como el el Ahmadineyad y sus colegas que van y dicen que el Holocausto es un montaje de los judíos para invadir Palestina.

La visita es gratis, y puedes hacerla sin guía, comprando el folletito del museo que vale sólo dos euros. Normalmente uno empieza visitando Auschwitz I, que es el campo de trabajo que todo el mundo ha visto en películas, con la doble barrera electrificada, los barracones de piedra y la puerta de hierro con el mensaje "Arbeit macht frei", con la B irónicamente puesta al revés. Los barracones han sido convertidos en salas donde se exponen diferentes pruebas que demuestran la existencia de Auschwitz, lo que se hizo allí y que se hizo deliberadamente. Las primeras salas te dejan helado, porque compuebas con qué frialdad y eficacia las autoridades nazis planearon la construcción de los campos y cómo se administraban. También te muestran pruebas del exterminio, en forma de facturas, documentos oficiales y otros papeles administrativos.
Luego te muestran pruebas contundentes de la grán cantidad de gente que fué asesinada: vitrinas llenas de latas vacías de ZyclonB (el pesticida que usaban para gasear a las víctimas), gafas, maletas y zapatos. Normalmente entras y sales sin fijarte mucho en las vitrinas, porque si lo haces, te das cuenta que hay zapatos de gente joven, vieja, rica y pobre, hombres y mujeres y hasta de niños. Aunque pueda parecerlo ésto no es un espectáculo morboso. Ver los zapatos y las maletas te hace darte cuenta de que se trataba de gente, de mucha gente, con una vida como la tuya o la mía la que pasó por áquel infierno.

A partir de ahí la visita va aumentando en horror, porque te muestran las pruebas de cosas espantosas que pasaron, como por ejemplo una sala con una vitrina gigante llena de pelo humano, que, cuando entras, parecen vellones de cordero....y facturas y muestras de la tela que hacían con el pelo. De ésta sala sales en estado de shock, pensando cómo es posible pensar en hacer algo tan tan retorcido con seres humanos.

Lo peor de Auswichtz I son las celdas de castigo y de interrogación. Dan mucho miedo, porque allí trataron a la gente muy muy mal.... A la salida de éstos barracones ya la gente no se mira, y no es difícil cruzarse con alguien llorando o llorar uno mismo...y no es sensiblería, es que es horrible de verdad.

Lo último que te enseñan son barracones de distintos países, con homenajes a las víctimas de cada país, de camino a ver los hornos crematorios. El horno que te enseñan es un horno pequeño que fué reconstruido (los presos volaron el horno durante una revuelta) después de la liberación del campo. Parece ser que se puede ver el logo de la empresa que lo fabricó, pero en general entras y sales rapidísimo, porque entrar allí da tan mal mal mal rollo, y tanta tristeza, que no pasas dentro ni un segundo...Por supuesto que si que notas el negro de las paredes, los agujeros del techo por donde echaban el ZyklonB, y las plataformas de metal con vias para cargar los cuerpos y dejarlos frente a cada horno...todo muy organizado...que horrible, por Dios....

Cuando ya piensas que no se puede sufrir más y que no hay espacio para más maldad, entonces te pones de camino a Auschwitz-Birkenau o Auschwitz II, el campo de exterminio que está a sólo 20 o 30 minutos andando o 5 en bus. Llegar es fácil, sólo hay que seguir la via del tren.
Birkenau es mucho peor que Auschwitz. De hecho sales de Birkenau pensando que Auschwitz no estaba tan mal, y que había cierta posibilidad de sobrevivir si se tenía suerte...Birkenau es horrible, es gigantesco y parece...bueno y es...un matadero.
Los nazis volaron los hornos y crematorios y quemaron grán parte de los barracones, que eran más grandes que los de Auschwitz, de madera, y de los que sólo queda la chimenea...pero tampoco hace falta mucha imaginación para darse cuenta de lo que pasó allí.
Las condiciones de vida en Birkenau eran estremecedoras....300 personas hacinadas por barracón de madera, calentados a penas con una chimenea en el medio, con literas de 3 plantas en las que dormían hasta 20 personas sobre paja mojada....letrinas que parecen comederos de animales con apenas espacio para sentarse....en fin, ahí comprendes que los nazis no consideraban gente a ésta gente, los consideraban animales y los trataban como a animales.
Puedes visitar un par de barracones y luego seguir la via durante más de un kilómetro.Al final lestán las ruinas de los hornos crematorios, volados por los nazis en su retirada) cuyas escaleras aún visibles son realmente entristecedoras.Al final de la vía hay un monumento a las víctimas del fascismo, y más allá (no quisimos ir) hay un campo donde se esparcían las cenizas de los prisioneros.Parece ser que el campo es aún de color gris...

Una de las cosas más espeluznantes es lo cerca que está Birkenau de Oswieçim, el original pueblo polaco donde construyeron Auschwitz, y que hay casas donde aún vive gente a tan sólo 20 o 50 metros de la entrada de Birkenau. Es horrible, porque de noche parece que está todo lleno de fantasmas. No he visto sitio que inspire tanta tristeza ¡¡y la gente vive allí!!...

Suena a topicazo, pero cuando estás allí, tontamente, te descubres pensando "dios mío, ésto ha pasado de verdad...las fotos, las pelis... son de verdad"

El barrio judío de Cracovia se llama Kazmieriz. Es mejor visitarlo antes de ir a Auschwitz y no después. Es muy triste. Por el tamaño del barrio, y, sobre todo de su cementerio anterior a la guerra, uno puede darse cuenta de la cantidad de gente que vivía allí....y también que ya no queda ninguno de ellos. La presencia en Polonia de judios hoy es testimonial: de unos tres millones y medio, quedan un centenar de personas.Como dije, Oswieçim está a una hora de Cracovia. Imagino que para un superviviente, vivir cerca de allí debe ser horrible. Probablemente para los judíos peor, ya que quedaron tan poquitos...imaginad volver a vuestro barrio y que no quede nadie. Así que los pocos que sobrevivieron se fueron a otra parte.

Luego lo peor es imaginarse qué pasa después de algo así. Si nosotros aún estamos lamiéndonos las heridas de la Guerra Civil, en la que "sólo" murieron algo menos de un millón de personas, entonces, cómo pudieron los polacos sobreponerse al exterminio de una parte tán importante de la población, no sólo de sus judíos, sino también de muchos Polacos gentiles?.Además, como también pasa en Francia con el colaboracionismo, seguramente mucha gente delataría a sus vecinos, negaría ayuda, o colaboraría con el invasor por miedo o por afinidad política. En Polonia también había antisemitismo y además al contrario (y este "contrario" en cursiva) que en otras partes, en Polonia todo el mundo sabía lo que estaba pasando con los judios. Como dije antes y antes, Oswieçim está a una hora de Cracovia.

Quizá la razón sea que los Polacos estuvieron ocupados pasándolo tan mal también después de la guerra que no les quedó más narices que seguir adelante. Fueron invadidos por los soviéticos y sus líderes e intelectuales nuevamente perseguidos. Sufrieron un régimen comunista impuesto y controlado por Moscú, y probablemente, tras la caida del bloque comunista, una crisis económica. También puede ser que los Polacos están acostumbrados a su perra historia y que al fin y al cabo, se trata de un enemigo invasor, y no de un vecino como en el caso de la Guerra Civil Española. Vete a saber.

Por último, tras recomendar a a Ahmadineyad unas vacaciones en Cracovia, unos apuntillos acerca de tres judíos Polacos supervivientes del Holocausto, cuyas historias son fascinantes.

El primero de ellos es el pianista Władysław Szpilman ("El Pianista" de la película de Roman Polanski, ésa que le dió el Óscar a Adrien "Manolete" Brody). Músico, artista, polaco y judío, Szpilman se salvó milagrosamente de la deportación del gueto de Varsovia y sobrevivió oculto en la ciudad durante toda la Guerra Mundial, ayudado y ayudando a la resistencia polaca. Os recomiendo la peli de Polanski y las memorias de Szpilman, que están en mi lista de libros por leer. Al final de la guerra, Szpilman continuó viviendo y trabajando como músico en Varsovia e intentó publicar sus memorias, pero fueron censuradas por el régimen comunista al considerarlas políticamente incorrectas para la moral de la época (Szpilman fue ayudado por un oficial nazi que descubrió su escondite muy al final de la guerra...es una historia maravillosamente humana:El oficial le pidió que demostrase que era pianista, y Szpilman, que no había tocado en años, interpretó una pieza que conmovió al oficial, quien después le ayudó a esconderse y le dió comida. El oficial nazi murió en un campo de prisioneros soviético después de la guerra).
Vladek Spiegelman es el protagonista del comic "Maus", de Art Spiegelman, su hijo. "Maus" es una obra maestra, como prueba que ganase el premio Pulitzer a pesar de ser un cómic. En el libro,Vladek cuenta su historia a su hijo Art, que quiere escribirla en forma de cómic.Vladek Spiegelman y su esposa Anja sobrevivieron Auschwitz. Él pasó más de dos años en Auschwitz y ella en Birkenau, un auténtico récord de supervivencia.Tras la guerra, los Spiegelman emigraron a Estados Unidos, donde años más tarde Anja cometería suicidio.
Si planeáis una visita a Cracovia, os sugiero que le echéis un vistazo a "Maus" primero, porque explica muy bien y de una manera visualmente más light, cómo era la vida en Auschwitz. Se llora un poco con el libro...el final es muy emotivo.
Simon Weisenthal no es técnicamente Polaco, debido a los numerosos cambios en las fronteras que sufrió Polonia el año de su nacimiento, pero trabajaba de arquitecto en Polonia cuando estalló la Segunda Guerra Mundial. La historia de Weisenthal y su esposa Cyla es muy parecida a la de los esposos Spiegelman. Sin embargo, tras su liberación de Mauthausen en 1944, Weisenthal dedicaría su vida a la persecución de aquellos que manufacturaron el holocausto con la intención de sentarlos en un tribunal. Simon Weisenthal murió apaciblemente en su casa de Viena mientras dormía el año pasado, a los 97 años de edad. Contaba que muchos amigos lo animaban a olvidar el pasado y rehacer su vida, él que había podido sobrevivir. Weisenthal respondía que cuando muriese y se reuniese con aquellos que no sobrevivieron éstos le preguntarían qué había hecho él con la vida que había salvado...entonces podría contestarles "No olvidaros".


Pues éso.

8 comments:

Anonymous said...

Me ha encantado tu articulo.

Yo Mismo said...

El holocau$to es mentira de arriba a abajo. Usa google y veras que en la primera guerra mundial ya usaron el numero de 6 millones de judios victimas de los alemanes. En la primera guerra mundial no tuvieron exito con la propaganda. En la segunda si.
Piensa que Churchill escribio una coleccion de 6 libros sobre la segunda guerra mundial y no hizo ningun comnetario sobre exterminio de judios ni camaras de gas. Lo mismo se peude decir de los libros que escribireron Eisenhower y De Gaulle. ¿Eran estos 3 anti-semitas? No. Sencillamente no habia habido exterminio ni nada de nada.

Miryam said...

Pero , como pueden decir que no existio el holocausto!! que tienen en la cabeza?, Si no fueron 6 millones , asi hallan sido un par de ellos!!! , los mataron solo por ser judios!!! , animales no tienen sentimiento ni conciencia!!.
Por ultimo dicen por ahi que no se les mato con camaras de gas, Pero tener esclavizada a una persona y someterla a trabajos forzosos con casi nada de comida y sin un buen abrigo para el frio que hacia en esos lugares, tenerlos hacinados , separar familas !!!! eso no es holocausto???!! señores???!!!

"No ,es que no han muerto demasiado , no ,es que no han sufrido tanto" , INHUMANOS!!

DERZEEMAN said...

Todos las potencias de la SGM tuvieron campos de concentración y mucho peores que los de los alemanes. Sería buenos que los judíos se pusieran tan sensibles antes de descuartizar niños palestinos con sus bombas en Gaza. El Holocausto es una mentira y los no creyentes acaban en prisión debido a las mafias del Lobby judío.
Lean metapedia para saber la verdad o miren mis videos en youtube.

Corsario761 said...

Aca en Perú hay una persona que ha sobrevivido al holocausto, la historia que narra su vivencia es sencillamente sobrecogedora y al ser el Perú el país que la acogio ella se siente sumamente agradecida con este país sin ser el suyo. Uno ve los ojos de la persona que ha vivido todo ese terrible momento y es tan fuerte que derrumba cualquier teoría de última hora diciendo que el holocausto no existió.

NO CAIGAN EN EL LAVADO DE CEREBRO

Agustín said...
This comment has been removed by the author.
Agustín said...
This comment has been removed by the author.
Daniel said...

yo no comparto las ideas de la gente que ha comentado antes pero si te digo que el holocausto es una gran mentira, como otras de la historia... si hubo ejecuciones y tal pero en mi opinion dudo mucho que llegaran a 6 millones de judios porque ese era el numero de judios que habia en toda europa entonces sin duda no quedaria ningun judio vivo no? y aparte creo que nadie habla de los terribles Gulags en la URSS donde el ir ya de vigilante constaba como condena ya que hasta estos morían.