Saturday, 19 May 2007

Las Amistades Peligrosas

Aquí tenéis uno de los párrafos más famosos de la genial novela epistolar "Las Amistades Peligrosas" de Pierre Choderlos de Laclos.


Si no tenéis nada que leer, os la recomiendo. La historia es estupenda, una de ésas historias tan perfectas que ha sido adaptada en numerosas versiones y en numerosos contextos y siempre quedan bien.Pero lo mejor es cómo está escrita:Laclos organiza la novela en forma de cartas cruzadas entre los personajes. El lector conoce la historia completa siguiendo el hilo de opiniones que cada personaje comparte con sus cómplices y las mentiras que le cuentan a sus víctimas, mientras que los personajes sólo conoce una parte de la historia e ignoran las malas intenciones de aquellos que consideran sus amistades.



En fin, literatura pura.



El argumento probablemente lo conozcáis de cualquiera de las famosas adaptaciones cinematográficas de la novela, como la de Stephen Frears con John Malkovich, Glenn Close y Michelle Pfeiffer en el (desastroso) reparto; o la de Milos Forman con Anette Bening, Colin Firth y Meg Tilly; o la moderna "Crueles Intenciones" con Sarah-Michelle Gellar, Ryan Philippe y Reese Witherspoon:
Siglo XVIII, Francia, oh là là. La Condesa de Merteuil quiere vengarse de un antiguo amante que la ha abandonado para casarse con la joven y virginal Cécile de Volanges. Para ello pide a su amigo y antiguo amante, el Vizconde de Valmont, que seduzca a Cécile. Valmont considera el encargo demasiado fácil: su interés está en probarse a sí mismo que puede seducir a la beata esposa del Presidente Tourvel. La Condesa de Merteuil promete a Valmont que si consigue enamorar a la Presidenta, pasará una noche con él. Mientras tanto La Condesa manipulará a Cécile para que se enamore del joven profesor de música Danceny y a la madre de Cécile para que advierta a la Presidenta de las malas artes de Valmont.


El fragmento en cuestión es la carta XLVIII de Valmont a la Presidenta Tourvel. Valmont está en París de fiesta en fiesta, y pasa la noche con una de sus amantes. En la cama, considera divertido escribir una carta de amor a la Presidenta Tourvel apoyándose en las nalgas de su amante. La carta está llena de dobles sentidos que sólo el lector y Valmont conocen. La presidenta sin embargo tan sólo puede interpretarla como una inflamada carta de amor.



"C'est après une nuit orageuse, et pendant laquelle je n'ai pas fermé l'oeil ; c'est après avoir été sans cesse ou dans l'agitation d'une ardeur dévorante, ou dans l'entier anéantissement de toutes les facultés de mon âme, que je viens chercher auprès de vous, Madame, un calme dont j'ai besoin, et dont pourtant je n'espère pas jouir encore. En effet, la situation où je suis en vous écrivant me fait connaître plus que jamais la puissance irrésistible de l'amour ; j'ai peine à conserver assez d'empire sur moi pour mettre quelque ordre dans mes idées ; et déjà je prévois que je ne finirai pas cette Lettre sans être obligé de l'interrompre. Quoi ! ne puis-je donc espérer que vous partagerez quelque jour le trouble que j'éprouve en ce moment ? J'ose croire cependant que, si vous le connaissiez bien, vous n'y seriez pas entièrement insensible (...) Jamais je n'eus tant de plaisir en vous écrivant ; jamais je ne ressentis, dans cette occupation, une émotion si douce et cependant si vive. Tout semble augmenter mes transports : l'air que je respire est plein de volupté ; la table même sur laquelle je vous écris, consacrée pour la première fois à cet usage, devient pour moi l'autel sacré de l'amour ; combien elle va s'embellir à mes yeux ! j'aurai tracé sur elle le serment de vous aimer toujours ! Pardonnez, je vous en supplie, au désordre de mes sens. Je devrais peut-être m'abandonner moins à des transports que vous ne partagez pas : il faut vous quitter un moment pour dissiper une ivresse qui s'augmente à chaque instant, et qui devient plus forte que moi".


"Es después de una noche tormentosa, durante la que no he podido pegar ojo; es después de haber estado preso de la agitación de un ardor que me devora, o en el embrutecimiento de todas las facultades de mi alma, que vengo a buscar a vuestro lado, Madame, una calma que necesito, y de la que sin embargo no espero aún disfrutar. En efecto, la situación en la que estoy mientras os escribo, me haze conocer más que nunca el poder irresistible del amor; me cuesta conserva suficiente dominio sobre mí mismo para poner algún orden a mis ideas; y ya preveo que no terminaré esta carta sin ser obligado a interrumpirla. ¡Cómo! ¿No puedo entonces esperar que compartiréis algún día el ansia que yo siento en éste momento?. Oso creer sin embargo que, si lo conociéseis bien, no seríais enteramente insensible (...)
Jamás tuve tánto placer escribiéndoos; jamás sentí en esta labor una emoción tán dulce y sin embargo intensa. Todo parece aumentar mi trances: el aire que respiro está lleno de voluptuosidad; la misma mesa sobre la que os escribo, consagrada por primera vez a éste uso, se conviertirá para mí en el altar sagrado del amor; ¡Cuán embellecida se verá ahora a mis ojos! ¡trazaría sobre ella la promesa de amaros siempre! Perdonad, os lo suplico, el desorden de mi mente. Debería quizá abandonarme menos a mis trances que no compartís: debo dejaros un momento para disipar ésta embriaguez que aumenta por instantes, y que es más fuerte que yo".



Acerca, de las pel'iculas, en mi opinión, Ryan Philippe y Sarah-Michelle Gellar son los mejores Valmont y Mertreuil. John Malkovich y Glenn Close son demasiado feillos y estaban demasiado mayores para los papeles. Colin Firth tiene demasiada cara de Mr Darcy, y Anette Bening es demasiado americana para dar el pego. La peor Cécile de Volanges es Uma Thurman, y qu'e decir de ¿¿¿¿¿Keanu Reeves como Danceny????? en la adaptación de Stephen Frears. La Cécile de "Crueles intenciones" es también terrible..más que nada por el rollo-bollo entre Cécile y la condesa de Mertreuil, que no viene mucho a cuento. Me quedo con Fairuza Balk de "Valmont". La mejor Presidenta es Meg Tilly, la de Reese Witherspoon es demasiado lista, y la de Michelle Pffeifer está demasiado despeinada.

2 comments:

J Villamota said...

Hace poco en el programa de la BBC "In Our Time" hablaron de las novelas epistolares, que por lo visto estuvieron muy de moda en Europa de los siglos XVII y XVIII. Según recuerdo, decían que "Las Amistades Peligrosas" era un ejemplo tardío de este género literario.

EL programa está disponible para escuchar a través de internet (enlace)

Marcela said...

Comparto con vos el gusto por esta novela, ya que considero que es excepcional. En cuanto a tu opinión acerca de los actores que la reprensentaron en las adaptaciones del cine, debo decir que estoy en desacuerdo, sobre todo en lo referente a John Malkovich y Glenn Close, ¿demasiado mayores? ¿qué argumento es ese?. Y en lo que respecta a las actuaciones de Ryan Philippe y Sarah-Michelle Gellar estoy de acuerdo en que lo hicieron bien, pero remarquemos el hecho de que es mucho más fácil interpretar a estos personajes en una película orientada en una época actual (de todos modos no se pueden comparar las actuaciones cuando las películas, que a pesar de estar basadas en el mismo libro, no se parecen en nada).