Thursday, 12 July 2007

En la pelu la choni.

Entré en la pelu con ganas de hacerme un corte de esos de Madrileña modernilla con trasquilones y mechas, con ganas de salir guapa y con un poco de aspecto de española, aunque mi ropa del top shop y mi tez descoloridas delatan mis ocho años ocho en inglaterra.
Qué bien, la pelu.
Dispuesta a ponerme al día en el cotilleo después de haber hecho el ridículo en el banco por no saber que la signatura electrónica es el pin, ni que la oficina electrónica es el internet banking, ni que te cobran 2 euros por una inofensiva transferencia...
Tenía hora así que pasé directamente a que me lavasen el pelo. Mi peluquera era una choni de menos años que kilos, descendiente directa a partes iguales de los mamuts y las lavanderas del manzanares. Castiza y barriera, como en su día Manuela Malasaña. Como en las novelas de Galdós. Como Belén Esteban.
La Di, que está en babia, sólo conectó con la conversación de su peluquera y la clienta del lado a la mitad
"...y la camarera no me hacía ni puto caso.Una negra" - (careto de "negra tenía que ser" de mi colega la clienta).
"uuuuuuy....pues ¿a que a tu novio si que le hacía caso?"
"Buenoooo no paraba de mirarle, y le dije, mira te meto dos hostias....".
"uuuuyyy....ya te digo, ÉSAS saben más que tú y que yo"
Y aquí la Choni responde:
"Yo siempre he sido racista"
- la Di se pasma, pero el cotarro peluqueril no parece sorprenderse de nada- "pero racista racista. Mira que de pequeña mi madre me regaló dos conejos, uno negro y uno blanco y le dije éste no lo quiero que es negro".
Oti!.La Di se dice...ahora me levanto y le digo, mira mejor no me peines y me piro muy buenas a otra peluquería donde los empleados no sean del Kukluxklan....pero entonces la Choni dice:
"Pero mira que mi novio es de Siria".
Ah!. Ahora es cuando Choni dice que era racista pero que desde que conoció a Ibrahim el Sirio, su vida a cambiado y que ya no es racista...."Pero no es un moro de ésos ajquerosos...sus padres son Sirios, pero él es español".
Ole los güevos de la Choni!. Con la tijera cortando ya risras por un lado, la Di se corta y deja que la peluquera acabe con su melena y con la historia del Sirio:
"Sus padres no me quieren" - Me pregunto por qué -"Pero los míos a él tampoco..ja ja ja ja".
26 euros. Me dejó mona, pero me quedé pasmada. Que se hable así con tánta desvergüenza en una peluquería de barrio, sin que nadie parezca opinar lo contrario es una tristeza. Luego pensé, tenía que haber dicho, pues mi novio es negro, a ver que decían y si se cortaban un poco...pero me fallaron los reflejos. Menos mal que al menos me aguanté las ganas de llorar.
Cómo ha cambiado Madrid.

2 comments:

El Ratón Caramelón said...

Bienvenida al Madrid del siglo XXI, una politica de inmigración mal estructurada, unos politico infames y una sociedad más embrutecida genera estas cosas.

Vamos de mal en peor y los frenos se nos rompieron hace tiempo.

Besos.

marijelo said...

La verdad es que si la Choni tenía las tijeras de la mano y te estaba metiendo tijeretazos ya, hiciste bien... lo primero es estar mona. Eso sí, hay cada elemento racistoide por los madriles que madre mía.
Y menos mal que su novio era Sirio que si no...