Monday, 7 April 2008

Hamlet, Hamlet, Hamlet

Vais a pensar que exagero si digo que 8 años en Inglaterra merecen la pena para poder ver Hamlet.

Vale, exagero, pero ¡¡¡¡QUÉ GRÁN FORTUNA HABER APRENDIDO INGLÉS PARA PODER VER UNA REPRESENTACIÓN DE HAMLET!!!!!!

Éste fin de semana fui a ver Hamlet en la Tobacco Factory de Bristol. La Tobacco Factory es una antigua fábrica de tabaco (ehhhh...8 años en Inglaterra para traduciros esto! tsk tsk) convertida en teatro. El escenario es rectangular, y los espectadores se sientan en gradas de 4 o 5 filas alrededor de todo el escenario, así que la visibilidad es muy buena desde todas partes y se está cerquita de los actores. Es muy chulo, y si estáis en Bristol y aún no habéis ido, os lo recomiendo.
No es la primera obra de Shakespeare que veo en Bristol.
En España el teatro no me emocionaba particularmente...pero es que aquí es una gozada porque los actores suelen ser buenísimos. Esta es tierra de actores al fin y al cabo.Y también la tierra de Shakespeare.
Shakespeare ¿se entiende bien en inglés?. Unas obras sí, y otras no. Es un poco una lotería. Hace cinco años fui a ver Enrique IV partes I y II, y mientras que entendí un 80% de la primera parte y salí con una sonrisa de oreja a oreja del teatro, de la segunda parte no me enteré prácticamente de nada. Y los actores eran los mismos. Igualmente, de McBeth salimos todos contentísimos, mientras que de El Sueño de Una Noche de Verano así así. En fin, una lotería. Pero tampoco hay que deprimirse porque la mayoría del público inglés está tan perdido como nosotros. Así que os animo a disfrutar de Shakespeare sin complejos.

Pero Hamlet, Hamlet, sí que se entendía :-).

Tenía muchísimas muchísimas ganas de ver Hamlet. Para mí es una especie de reto o de recompensa a aprender inglés. Y viéndolo uno se da cuenta por qué Hamlet es la crème de la crème de los personajes masculinos, del mismo modo que leyendo el Quijote uno se da cuenta de por qué es la crème de la crème de la novela.
La historia de Hamlet ya os la sabéis: Príncipe de Dinamarca, bastante vaguete como todos los príncipes de Shakespeare, cae en una profunda tristeza tras la muerte de su padre. Además está requemadillo porque su madre se casa con el hermano del rey muerto. Un día Hamlet se encuentra con el fantasma de su padre, quien le cuenta que en realidad ha sido asesinado por su hermano y que al morirse sin confesión y con lo puesto, vaga por el purgatorio como un alma en pena. Hamlet promete vengarse pero le cuesta decidirse a hacerlo. Entonces se vuelve el loco, o se hace el loco, trayendo bastantes desgracias a todos los que le rodean, como a su chica Ofelia o a sus colegas Rosencrantz and Guildestern, por no hablar de su madre la Reina Gertrudis y el nuevo Rey Claudio. Al final muere hasta el apuntador como es debido en toda tragedia que se precie.

Hamlet da mucha cancha. Hay muchas maneras de interpretar Hamlet: desde el elegante lunático de Laurence Olivier, al violento Hamlet de Mel Gibson, el refinado de Kenneth Branagh o al pijo en plena explosión de teenage angst de Ethan Hawke, pero también el peludo hippy de Hair y el simpático leoncito Simba de "El Rey León" (sí, Hakuna-matata es la versión Disnet del "to be or not to be")... hay muchísimos, muchísmos muchísimos. Y todos diferentes.
El de la Tobacco era un poco "friqui"...un poco rarito ya de entrada, lo que le daba un matiz bastante creíble al personaje.
Como os dije, el escenario de la Tobacco es rectangular, y tuvimos la mala suerte de que en los cuatro monólogos más importantes de la obra (el de "What a piece of work is man", el "to be or not to be", el de la calavera de Yorick y la muerte final de Hamlet con su "the rest is silence") nos pillaran con Hamlet de espaldas :-(. Así que si váis, intentad no sentaros en el lateral por donde se entra. Otra cosa que no me gustó es que no utilizaron las luces y los efectos de sonido o música para darle más ritmo o dramatismo a la obra (cosa que en las escenas del fantasma habrían resultado bastante bien). Pero en fin, la obra está muy bien, así que os recomiendo que vayais a verla.

3 comments:

CAROL said...

Yo cada vez que he ido a Londres he tenido tentaciones de comprar entradas. Al final nunca lo he hecho porque pensaba que no me enteraria de nada, pero la verdad es que lo pintas tan bien que acabare animandome. Ainss...to go or not to go...that is the question!

Di said...

TO GO!!!
Carol, anímate!No es tan difícil de entender.
Si es tu primera obra de teatro de Shakespeare en inglés, con ver antes una peli(como Romeo Y Julieta)te acostumbrarás al vocabulario y así lo disfrutarás más en el teatro. En el fondo el inglés antiguo es sota-caballo-y-rey. Es más difícil entender a Jamie Oliver en la tele, a los concursantes de "Big Brother" o al conductor de autobús bristoliano.

Anonymous said...

Di: si no entiendes casi nada al escuchar una obra de teatro, te cuesta entender a los de Big Brother y a los conductores de autobús, perdona, pero NO TIENES NI PUTA IDEA de inglés, así de claro, sin excusas baratas, ya estoy harto de los típicos españolitos que se van a Inglaterra y por aprender 4 cosas ya se creen que saben inglés...ingenuos...